domingo, 29 de octubre de 2017

Pan integral con prefermento (Receta mejorada y nuevo corte)



¡Buenos y soleados días!

Hoy os traigo una renovación de una receta ya publicada.
Cuando parece que una receta no necesita más cambios...la modificas y te sorprendes.

Os pongo los ingredientes con la modificación realizada, que realmente es un mínimo cambio pero cuyo resultado fué increíble; los pasos a seguir son los mismos, así que sólo tenéis que ojear el cambio señalado y hacer lo mismo que en la receta anterior (ver aquí)

Ingredientes para el prefermento (poolish)

  • 62 gr de harina de trigo (ésta no hace falta que sea integral)
  • 62 gr de agua
  • 1 pizca de levadura fresca prensada
Ingredientes para el pan

  • Poolish previamente preparado
  • 500gr de harina de trigo integral
  • 400g de harina de trigo integral y 100g de harina de centeno integral.
  • 1.5gr de levadura fresca prensada
  • 14 gr de sal
  • 350gr de agua (Dependiendo del tipo de harina es probable que la masa os pida un poquitín más)
Como véis el cambio está en sustituir un poco la cantidad de trigo integral por centeno, de esta forma el pan adquiere unos aromas propio del centeno, de profundidad y un sabor más intenso.

El corte que he usado en el pan para que salga este diseño tan bonito es el siguiente:
Importante hacerlo justo antes de meterlo en el horno.




Si habéis probado ya la receta es el momento de superaros, y sino, de animaros a hacer un pan suuuper rico y saludable ;)

¡Feliz fin de semana!

sábado, 28 de octubre de 2017

Brownie saludable


¡Muy buenos días!

¿Cómo va vuestro sábado?
Por aquí yo ya he almorzado y vengo super rápido a colgaros esta receta porque estoy super contenta de lo bien que ha salido!

Son unos brownies saludables porque no tienen azúcar añadido, son tiernos y esponjosos; la verdad es que acostumbrada a la receta tradicional de los brownies compactos y tan dulces y con tanto chocolate con azúcar estos me han encantado.

Son una opción ideal para cumpleaños, postres especiales, desayunos... porque no hace falta usar azúcar para hacer repostería sana y que guste a todos; eso tenemos que metérnoslo en la cabeza.

¿Qué llevan entonces estos brownies?

Receta para 2 unidades como las de la foto (si queréis más solo tenéis que duplicar, triplicar...)


  •  1 plátano super maduro (cuánto más, mejor)
  • 1 clara de huevo (si hacéis el doble, usar 1 huevo entero o 2 claras)
  • 1 Cda y media de bebida de avena 
  • 1 Cda de levadura química
  • 1 Cda cacao puro en polvo desgrasado
  • 2 Cdas de harina integral de espelta
  • 1/2 cucharilla de canela en polvo
  • 12 gotitas de estevia líquida 
  • Media onza de chocolate 85% cacao
  • 3 nueces
Pasos a seguir

1.  Colocamos todos los ingredientes salvo las nueces y la media onza de chocolate en el vaso de la batidora y hacemos una pasta densa.

2.  Añadimos las nueces troceadas y removemos.

3.  Colocamos en nuestros moldes (individuales o uno más grande) y colocamos por encima los trocitos de la onza de chocolate.




4.  Horneamos a 180º durante aprox 15-20min (hasta que al pinchar con un palillo salga limpio).
El tiempo de horneado siempre va a depender del horno que tengamos.




















¡Y listo!


Así de simple, se hacen en un pispás y se disfrutan a cada bocado.

En casa han sido un éxito, estoy muy feliz, porque cada vez que hago alguna receta que para mí está super buena mis padres suelen decir: está soso.
Yo estoy acostumbrada a no tomar azúcar, y por lo tanto tengo el paladar ya acostumbrado al dulzor que aportan los ingredientes.

Muchos de vosotros os sentiréis identificados con esta situación, la de no poder disfrutar de todo lo que haces con familiares porque no entienden o te ven súper radical por no usar azúcar, y muchas veces desgasta el hecho de que a cualquier dulce que hago en casa sea la única que lo disfruta; menos mal que tengo la suerte de tener a mi lado una persona que comparte mi pasión por la vida saludable.

No tenemos que dejarnos intimidar por la mayoritaria no aceptación social a la alimentación saludable SIEMPRE y que muchas veces te tachen de raro o extremista.
Además, yo soy dietista-nutricionista, si no diera ejemplo yo...¿Cómo iba a defender la lucha contra el azúcar y los super procesados si siempre los consumiese?
Así que ya sabéis, hay que ir reduciendo el azúcar hasta poder eliminarlo de nuestra alimentación por otros alimentos saludables (ojo que la miel también es azúcar).

Ánimo, no estáis solos ;)




Consideraciones para la receta

 - Se puede añadir esencia de vainilla si tenéis
 - La bebida de avena puede sustituirse por leche sin problema, pero la bebida de avena es dulce a pesar de no llevar azúcar, por lo que para recetas sin azúcar es ideal.

 - La harina podéis usar la que tengáis por casa siempre y cuando sea integral para seguir aportando fibra, más nutrientes y saciedad.

 - Podéis añadir más nueces o chocolate, eso ya a vuestro gusto.

 - Yo he añadido stevia líquida (uso de la marca santiveri porque es 100% stevia) pero podéis usar de otra marca (la de sannia de eroski es igual) o añadir dátiles para endulzar (quizás con 2 sería suficiente).






lunes, 23 de octubre de 2017

Chorizos veganos


¡Muy buenas noches!

¿Cómo ha ido vuestro día?

Hoy ha sido lunes sin carne; ¿conocéis ya la iniciativa?

Nació para concienciar a las personas de la importancia tanto a nivel de salud como medioambiental de disminuir el consumo de carne al menos un día a la semana.
Se llama "Lunes" tomando como idea el concepto de inicio de la semana, ese día en el que la gran mayoría decide hacer un cambio (el lunes empiezo a...)
Realmente valdría cualquier otro día de la semana o momento del día; lo importante es no abusar de las carnes y darnos cuenta de que se pueden hacer comidas sin nada de carne sin que nadie entre en pánico.
Lo de hoy ha sido algo especial, es decir, no hace falta hacer unos chorizos veganos para poder hacer una comida vegetal completa; pero me apetecía mucho probar la receta desde que la ví por primera vez en el blog "En clave veggie", un blog que os recomiendo.

Además, aprovechando que la receta fué un éxito hoy he llevado al trabajo para que lo probara mi compañera.

Los ingredientes salvo 1 son muy fáciles de encontrar, y el que es más "complicado" sería el gluten de trigo (es la proteína del trigo), que podéis encontrarla en grandes superficies tipo Alcampo o si vivís en Zaragoza yo lo compré en la tienda de "El colmado con luz y Alma"; una tiendecita con mucho encanto de productos al peso (vienen genial cuando quieres probar una receta y necesitas una cantidad pequeña o concreta).

La mayor diferencia que tienen con los originales está clara; no llevan ingredientes animales, y en consecuencia son más saludables, no olvidemos que el chorizo contiene carne roja que es de consumo ocasional y contiene además muchísima grasa además de las sustancias añadidas para el curado.
Como esta versión no contiene grasa, es muchísimo más digestivo y ligero, a mi me ha gustado más que la original.
Así que podéis probarla para alguna ocasión en la que tengáis algún vegano/vegetariano a comer o si vosotros mismos os animáis a probarla para hacer más saludable la comida e innovar.


¡Vamos pues con la receta!

Ingredientes para 6 chorizos

  • 1 taza y media de gluten de trigo
  • 125 g de tofu (previamente escurrido)
  • 270 ml de agua
  • 60 ml de salsa de soja
  • 3 cucharadas soperas de pimentón ahumado
  • 1 cucharada sopera de pimentón picante
  • 25 g de tomates secos
  • 1 cucharilla de ajo en polvo
  • 1 cucharilla de cebolla en polvo
Pasos a seguir

     1. Vamos a calentar en un cazo los ingredientes líquidos (el agua y la salsa de soja) junto con los tomates secos 5 min después de comenzar a hervir.


     2. Al cazo vamos a añadir el tofu previamente escurrido y lo vamos a triturar hasta hacerlo puré.
Reservaremos hasta que el puré esté frío.


     3. Ahora vamos a mezclar en un bol los ingredientes secos (el gluten y las especias) bien mezclados y vamos a incorporarlo al puré que hemos preparado.
Amasaremos bien durante unos 5 min hasta que la mezcla esté bien integrada.
El resultado será una masa muy esponjosa y elástica.



 
   4. Dividimos la masa en 6 partes y le damos forma alargada.
Enrollamos cada unidad en papel film transparente creando un poco de tensión y anudaremos los extremos para que aguante sin abrirse durante la cocción.



  
   5.  Cocemos en una olla grande con agua y caldo vegetal (mitad/mitad) durante 20 min.



   
  6. Una vez transcurrido el tiempo habrán aumentado de tamaño y tendrán un color más vivo.
Los sacamos del papel y los dejamos enfriar.
Podéis congelarlos una vez fríos o hacer la mitad de la receta para probarlos.

Yo seguí la recomendación del blog y los hice en una sartén con aceite de oliva cortados a rodajas.


Como ya os he dicho a mi me gustó más que el original, ya que además de no hacerme mucha gracia la sensación seca producida por la grasa en la boca, nunca me ha sentado muy bien en el estómago, así que esta receta es ideal también para gente que le guste el sabor pero no le siente bien.

No hay que olvidar que esta receta no lleva carne y por lo tanto la textura va a ser diferente que la del chorizo, pero eso ya depende de los gustos de cada uno.

Podéis animaros y prepararlo para el próximo picoteo o comida con amigos o familiares, seguro que la atención seguro que la llamáis :)

¡Que descanséis!





sábado, 21 de octubre de 2017

Cómo hacer conserva de tomate en casa: Pisto y tomate frito.


¡Buenos días!

¿Cómo va vuestro sábado?

Por aquí se ha madrugado para hacer deporte y luego junto a mi madre mano a mano preparar conserva de tomate aprovechando que todavía están trayendo a los mercados (llevamos ya nada menos que cuatro tandas de conserva!)

¡Hemos hecho tanto este año que cualquiera diría que nos estamos preparando para un apocalipsis! jajaj

Lo bueno de hacer nuestras propias conservas es que podemos disfrutar durante todo el año de un buen pisto o tomate frito en el momento y sin ningún aditivo ni conservante; 100% natural, y además como veréis es facilísimo, no necesitáis ningún aparato ni ingrediente extraño.

Esta receta es la que ya hacía mi abuela,que ella aprendió de su madre en el pueblo y no se hasta donde se remontará la historia.
Como mi abuela está ya mayor, mi madre y yo le hemos tomado el relevo desde hace ya unos cuantos años, y así podemos seguir disfrutando todos de esta delicia :)

¡Vamos con la receta!

Los ingredientes dependerán de la cantidad que queráis hacer; os voy a poner las medidas básicas; podéis aumentarla o disminuirla en base a esta proporción:

Ingredientes
  • 3 kilos de tomate maduro
  • 1 cebolla mediana
  • 1 kilo de pimiento rojo
  • 1/3 kilo de pimiento verde (1 pimiento verde por cada 3 de rojo)
  • aceite de oliva virgen extra.
Pasos a seguir


    1. El primer paso va a ser pelar los tomates; para ello cocemos agua en una olla  y cuando esté hirviendo la separamos del fuego y echamos los tomates dentro.
Lo dejamos un rato y después comenzamos a pelar; de esta forma la piel se va sin problemas.

    2. Cortamos los pimientos y la cebolla y los echamos a una sartén grande (nosotras usamos una paellera porque es lo más grande que tenemos) con aceite de oliva virgen extra, simplemente que cubra un poco el fondo y lo vamos removiendo hasta que se doren.

    3. El tomate que habremos reservado pelado lo vamos a triturar y lo añadiremos a nuestro sofrito de verduras.
Añadimos la sal y dejamos cocer a fuego alto removiendo de vez en cuando hasta que la salsa esté hecha.
¿Cómo saber cuando está lista nuestra salsa de tomate? El tomate habrá reducido, es decir, estará menos líquido y el sabor será mucho más dulce.
Salvo que el tomate que hubieseis elegido fuera super ácido, no hace falta añadir azúcar; el truco siempre será el tiempo cocinándose y que esté maduro.
Si lo probáis y todavía os sabe un poco fuerte o ácido lo dejáis más tiempo en el fuego.




   

4. ¡Ha llegado el momento de embotar! no hay que tenerle pánico, simplemente comprueba que los botes de cristal/vidrio elegidos cierran bien para no tener luego sustos.
Con el fuego todavía alto vamos a rellenar los botes uno por uno (con cuidado de no quemarnos).





Llenamos un bote, le limpiamos rápidamente el borde si se ha ensuciado y lo cerramos lo antes posible para que no pierda el calor.
Una vez cerrado le damos la vuelta y lo colocamos en un lugar de la encimera en el que pueda estar al menos 2 días sin ser movido.
Como el tomate está hirviendo no hay microorganismos en él, por lo que lo metemos en el bote limpio y lo cerramos y giramos para que haga el vacío. 
Si os quedáis más tranquilos siempre podéis cerrarlos y cocerlos al baño maría, pero el resultado es el mismo.

Casos en los que deberéis desechar un bote:

   -Si ha tenido fugas durante los 2 días boca abajo
   -Si el tape se ha estropeado cuando lo cerrabais tirad el bote, echar la salsa de tomate           de nuevo en la sartén y esperad a que vuelva a hervir para meterlo de nuevo en otro           bote.
   -Si pasado el tiempo almacenado váis a consumirlo y ha cambiado el olor, el color o               notáis que algo no  va bien lo tiraremos de inmediato; ¡es mejor no arriesgarse!

Tomate Frito

Para hacer tomate frito sólo va a cambiar un paso.
Los ingredientes serán los mismos salvo que no vamos a usar pimiento; sólo tomate, cebolla y aceite de oliva (y sal).

En el paso de triturar el tomate lo haremos junto a la cebolla cortada, de éste modo tendremos una salsa de tomate junto con cebolla.

Lo añadimos a la sartén con el aceite y de nuevo lo cocinaremos a fuego alto removiendo de vez en cuando hasta que esté completamente cocinado y sin acidez; así de simple.


Como veis hacer conserva en casa es super sencillo, no hace falta añadir ningún ingrediente artificial, aromas, azúcares, conservantes...solo ingredientes naturales; y podréis disfrutar de un rico pisto o tomate frito casero sin tener que prepararlo en el momento; abrir y servir.

¡Animaros a hacerlo y quitaros el miedo a hacer vuestras propias conservas!




jueves, 19 de octubre de 2017

Pan alemán tipo roggenmischbrot (centeno y trigo integral)


 ¡Muy buenas noches!

Lo prometido es deuda; anoche preparé este pan tipo Alemán y hoy os subo la receta para quien se anime a prepararlo.
Este pan se hace en prácticamente 2 horas porque al contener más levadura sube antes y viene muy bien para esos días a los que les añadirías horas al día.

Desde que este verano volviésemos de nuestro viaje por centro Europa (Viena, Praga y Budapest) no había podido probar aquellos panes maravillosos que nos servían en cualquier lugar.
Aromas profundos a centeno, panes negros con semillas...¡eso es otra cultura panadera!
Mismamente es curioso que en un puesto callejero de salchichas en Viena (el tema de las salchichas también va aparte) te servían este mismo pan maravilloso en lugar del que estamos acostumbrados tipo bollo.

No podíamos dejar de probar las salchichas Vienesas con mostaza picante y junto a ellas el pan de centeno típico.

Pero bueno, como decía,  que llevaba ya un tiempo queriendo hacer alguna receta que se pareciese a ese pan que me enamoró.

Ésta la encontré en el blog La Olla vegetariana, pero yo lo modifiqué un poquito para hacerlo más integral; y para la siguiente vez reduciré a la mitad la cantidad de comino y miel así como la levadura para aumentar el tiempo de levado y que el pan adquiera aromas propios de las fermentaciones largas; pero eso para otra toma ;)

¡Al lío!

Ingredientes:


  • 250 g harina de centeno integral
  • 100 g harina de trigo integral
  • 100 g harina de trigo blanca
  • 1 cubito de levadura fresca (25g) o 1 sobre de levadura panadera
  • 1 + 1/2 cucharilla de sal
  • 2 cucharillas de comino (o la mitad si no estáis acostumbrados a su sabor)
  • 1 cucharada de miel rasa
  • 300ml de agua templada

 Pasos a seguir:



    1. Mezclamos las harinas con la levadura, la sal y el comino.

    2. Añadimos el agua previamente mezclada con la miel

    3. Amasamos nuestra masa (será pegajosa) y la dejamos reposar 5 min

    4. Volvemos a amasar y la masa se volverá menos pegajosa y más esponjosa y fácil de manejar.


    5. Le damos la forma a la barra y le hacemos los cortes. La tapamos y dejamos reposar          1 hora.

    
    6. Tras este tiempo habrá levado muchísimo. Con el horno precalentado a 190ºC metemos el pan y lo dejamos aproximadamente 40 min, pero dependerá del horno, así que lo mejor es ir mirándolo.
Para saber si el pan está listo, le daremos la vuelta y le daremos unos toquecitos como si llamásemos a la puerta; tiene que sonar hueco.

Dejamos que se enfríe durante aprox 1 hora y ya tenemos nuestro pan.

Debido a las especias este pan es muy aromático, de todas formas como decía yo le reduciría a la mitad el comino y la miel, así como la levadura para aumentar el tiempo de levado y que el pan pueda adquirir los matices y virtudes de la fermentación larga, pero eso vendrá más adelante; con tiempo y sin pan en el congelador ;)

En casa ha encantado, así que habrá que repetir la versión mejorada; eso, o volver a viajar y traer otro pan ;)


¡Buenas noches panarras!




lunes, 2 de octubre de 2017

Seitán casero. La carne vegetal




¡Hola Hola Hola!

¿Qué es esto que os traigo hoy?
Para algunos os sonará de verlo en la zona eco del super, a otros os sonará a chino y quizás alguno de vosotros ya lo hayáis probado alguna vez o incluso forme parte de vuestro repertorio de alimentos usados.

El seitán es un alimento puramente proteico muy usado en la comunidad vegana/vegetariana ya que no contiene ningún producto de origen animal y nos aporta proteínas igualmente.

Ojo, si estas pensando en eliminar o reducir drásticamente los alimentos animales de tu dieta conviene que visites a un dietista-nutricionista, ya que me he encontrado en consulta muchas personas que han decidido eliminar prácticamente la carne de su vida y no han tenido en cuenta que hay vitaminas especialmente la vit B12 que hay que suplementarla si o sí debido a su gran importancia y a que solo está en los productos animales, y según las cantidades diarias ingeridas es posible que igualmente no lleguen a las recomendaciones diarias; por eso, es imprescindible que te asesoren y te guíen al menos al principio.
¡Nadie nace sabiendo! y ojito con lo que leéis por internet que telita... siempre que sea una fuente fiable y a poder ser con referencias bibliográficas a estudios científicos.

Bueno después de esta chapa os muestro la receta que es muy fácil de hacer y una vez preparado se conserva varios días en la nevera, aunque si el consumo va a ser ocasional lo mejor es congelarlo a rodajitas e ir sacándolo cuando lo vayáis a usar.

Las cantidades que yo os pongo son para aproximadamente 320gr de seitán (la cantidad que aparece en la foto), pero si lo vais a tomar a menudo lo mejor es hacer mucha cantidad, así que podéis doblar, triplicar...las cantidades.

Ingredientes para aprox 320g de seitán:


  • 1 taza de gluten (aprox 100-110g)
  • 2 Cdas de levadura de cerveza (podéis sustituirla por harina de garbanzo)
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de pimienta
  • 1/3 cucharadita de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales
  • 1/2 taza de caldo vegetal (aprox 125ml)
  • 100ml de agua
  • 1 Cda y 1/2 de salsa de soja
(Podéis añadir todas las especias que queráis, mi combinación fué esa)

Pasos a seguir:


  1. Mezclamos por un lado todos los ingredientes secos (tienen que quedar bien mezclados para que estén bien distribuidos) y por otro los húmedos.
  2. Añadimos poco a poco los húmedos a la mezcla seca mientras lo removemos (yo úso una batidora de amasar porque es menos pringoso, pero podéis usar una cuchara o incluso la mano)
  3. Nos habrá salido una masa muy elástica y húmeda. La amasamos un rato y la dejamos reposar unos minutos.
  4. Ahora tenemos que hacer un paquetito con ella. Vamos a usar papel film y la vamos a enrollar creando un poco de tensión; que se quede bien envuelta con varias capas para que no entre el agua.
  5. Por último en una cazuela vamos a cocer nuestro seitán en agua y caldo de verduras (mitad/mitad) durante 40 min a fuego medio-alto.
  6. Por último dejamos enfriar, le quitamos el film y lo podremos congelar, guardar en la nevera o consumir ya.
Os dejo un ejemplo de un plato que he preparado: seitán guisado con verduras, una receta tradicional pero sustituyendo la carne por un producto vegetal.






¡Hasta la próxima!