viernes, 10 de abril de 2020

Torrijas de Semana Santa saludables 2.0



¡Muy buenos días!

Han pasado ya 3 años desde que publiqué mi primera receta de una versión mucho más saludable de las típicas torrijas de Semana Santa; y  aquí me hallo de nuevo versionándolas para hacerlas más sencillas que la primera versión que iban horneadas.

Desde luego, nadie hubiera imaginado por aquel entonces que este año la Semana Santa la pasaríamos todos nosotros en casa.

¿Soy la única que exigiría que el puente de la Semana Santa se posponga a Junio? ojo que no es una excusa para volver a comer torrijas, que nos conocemos.

La verdad es que nunca fue un postre que me gustase mucho. Esa sensación de morder un producto blando que rebosa aceite y que te impregna los labios de grasa siempre me ha dado mucho repelús, por no hablar del hecho de que vaya rebozado en azúcar.

Por ello, esta receta puede no gustar a los más tradicionales, pero a mí me encanta y espero que a vosotros también os guste. 

Unas torrijas sin azúcar añadido, hechas con pan de calidad y con muy poca cantidad de aceite; aptas para diabéticos, personas que han reducido su consumo de azúcar y para personas que quieran comer torrijas más días (sí, las tradicionales deberían ser de consumo muy ocasional).

También es versionable para veganos, sustituyendo la leche por una bebida vegetal y el huevo por lino molido mezclado con agua o con harina de garbanzo mezclada con agua a modo de huevo batido.

Puestos a usar una bebida vegetal, yo elegiría la bebida de avena, ya que es naturalmente dulce y le dará un toque muy rico a la receta.

Yo he preparado mi propio pan brioche semi-integral, pero podéis usar una barra de pan que tengáis por casa o incluso tostadas.

Si usáis pan recién hecho o comprado, os recomiendo dejarlo cortado la noche previa para que se endurezca un poco y no se os deshaga cuando lo mojéis con la leche.

¡Vamos entonces con la receta!

Cantidades para aprox 1/2 barra de pan

  • 500 ml de leche o bebida vegetal 
  • 1 o 2 huevos
  • Ralladura de medio limón
  • Una rama de canela o canela en polvo
  • Edulcorante apto para cocinar (yo he usado eritritol granulado)
  • Aceite de oliva virgen o virgen extra
Pasos a seguir

  1. La noche previa o unas horas antes de preparar nuestras torrijas, haremos la infusión de la leche con el limón y la canela.
En un cazo ponemos la leche junto con la ramita de canela (o la canela en polvo) y la piel del limón hasta que hierva. 
En ese momento bajamos a fuego medio y mantenemos removiendo durante 5 minutos.
Si no tenéis claro si vuestro edulcorante resiste altas temperaturas, yo os recomendaría añadirlo una vez la mezcla esté fría, para someterlo solo a la sartén.

En un principio os va a sobrar leche, pero es mejor que sobre y que podáis guardarla en la nevera por si queréis hacer más torrijas en otro momento.




       2.      Batimos un huevo y comenzamos con la preparación de las torrijas en este orden:

                    -Remojamos por los dos lados nuestra rebanada de pan hasta que haya absorbido el        
                     líquido y tenga una textura blanda pero sin llegar a romperse.

                    - Pasamos por el huevo batido por ambos lados

                    -En una sartén caliente antiadherente y  ligeramente engrasada ponemos nuestra torrija y                       tras unos segundos le damos la vuelta para que el huevo se cuaje y se doren bien.





         3.  Para acabar, podemos espolvorearles por encima más canela y un poquito de edulcorante granulado.
Los edulcorantes son más dulces que el azúcar, por lo que deberéis echar una pizca y no rebozarlas como en el caso del azúcar, sino no os las podréis comer.

¡Y listas!

Nuestras torrijas de Semana Santa para disfrutar en la terraza, en el jardín o en nuestro salón solos o en compañía.

Mucho ánimo para todos, esto pasará.
Mientras tanto, endulzaremos de una forma más saludable estos días.

miércoles, 24 de abril de 2019

Bizcochitos saludables con solo 2 ingredientes


¡Muy buenos días!

Hoy os traigo una receta tan sencilla que sorprende el resultado tan delicioso que obtenemos con solo dos ingredientes y los toppings que le queramos poner.

Es la receta de unos bizcochitos que están hechos sin harinas, usando solo fruta y huevo, sin añadir azúcar; por lo que es ideal para personas celíacas, para hacer con niños (por su facilidad) y para incluir en cualquier momento del día que tengamos algun antojillo dulce o incluso para un aporte rápido de fruta antes o después de practicar deporte.

Llevaba con la receta en mente bastante tiempo y cuando ví que varias cuentas de instagram la realizaban me animé a ello y el resultado es realmente sorprendente.

Inclusive podéis prescindir del horno y usar el microondas, eso sí, el resultado no es tan bonito, pero el sabor y la textura es la misma tras dejarlo reposar en el frigorífico.

¿Nos ponemos a ello?

Ingredientes para 3 bizcochitos:


  • 1 plátano grande maduro
  • 1 huevo L
  • 1 cdita de cacao puro en polvo y canela   (podéis añadir los extras a vuestro gusto)
Pasos

Tan sencillo como batir todo junto, añadirlo a unos moldes de silicona y hornear hasta que cuaje.
En mi horno estuvieron a 180ºC aproximadamente 8 minutos.

Microondas: 3- 4 minutos a máxima potencia y dejar enfriar completamente antes de desmoldar.

En ambos casos guardaremos en la nevera dentro de los moldes hasta el momento en que los vayamos a consumir.
Yo le añadí una cremita casera de cacao con la que estaban aun más ricos (cacao puro en polvo + bebida de avena o leche a consistencia), pero así solos están deliciosos; parece mentira que solo lleven esos ingredientes!







¡Casi dan pena comérselos!

Como siempre digo, una alimentación saludable no está reñida con disfrutar de la comida y la elaboración de platos tanto dulce como salados deliciosos.

Podéis ver también la receta, etiquetadme en ella si la hacéis o comentarme vuestras dudas a través de instagram  <3

jueves, 18 de abril de 2019

Pudin de pan



¡Buenas buenas!

Seguimos con las recetas dulces, y es que estos días me ha dado por probar recetas que tenía guardadas y que por fin han visto la luz.
Lo mejor de todo es la sencillez de los ingredientes y de la preparación.

¿Nos ponemos a ello?

Esta vez os traigo un pudin de pan, es decir, una mezcla entre un bizcocho húmedo y un flan hecho con pan y con un toque especiado riquísimo.
Como no lleva harina salvo la propia del pan, es fácilmente adaptable para personas celíacas, en las que el pan que usaremos será sin gluten, y el resto de la receta la seguimos tal cual aparece.

Próximamente tendremos también versión vegana (la tengo en mente para probar tras las vacaciones de semana santa).

Ingredientes para una ración XXL (mejor para compartir):


  • 60g de pan (mejor si es integral y de buena calidad, para un mayor aporte de sabor)
  • 1 huevo L
  • 140ml de bebida de avena (podría usarse leche, pero la bebida vegetal aporta también dulzor)
  • Edulcorante al gusto (yo usé un sobrecito de sacarina)
  • Canela en polvo, ralladura de limón y naranja.

Pasos

    1. Ponemos el pan cortado en trozos  pequeños en un plato donde le agregaremos la mitad de la bebida vegetal hasta que se ablande.


    2. En la otra mitad de la bebida añadimos el huevo, el edulcorante, la canela en polvo, la ralladura de 1/3 de limón y la de 1/2 naranja pequeña. Batimos todo y lo colocamos en un molde junto al pan que hemos dejado previamente en remojo.




    3. Con nuestro horno a 180ºC cocinaremos al baño maría durante 25 min aproximadamente (tendrá que estar cuajado.

Si queréis un toque más dulce podéis añadir en la base una mezcla de dátiles triturados con agua a modo de caramelo.

¡Y listo!

Fijaros que apetitoso y que textura, firme pero jugosa. Yo le añadí por encima mi habitual crema de cacao, mantequilla de anacardo 100% y unas avellanas picadas.


Por supuesto que podéis comeroslo todo y estar saciados medio día (hablo desde el conocimiento), pero lo más razonable será dividirlo en dos o hacer más cantidad y tomar una porción.

Ideal para un postre de celebración diferente o para cualquier día que os apetezca.

¡Hasta la próxima receta! :)


  Podéis seguirme también en --> instagram y preguntadme directamente o etiquetadme en vuestras creaciones.

martes, 29 de enero de 2019

Seitán de legumbres




¡Muy buenas!

Me paso por aquí para publicaros la receta estrella del fin de semana pasado, ésta vez toca darle protagonismo a la proteína vegetal con un producto apto para veganos (y para todo aquel que se anime) con un añadido poco usual en la receta original del seitán.

Y hablo de algo tan sencillo como añadirle una mezcla de legumbres a la masa, convirtiéndolo en un producto mucho más nutritivo, no solo por los nutrientes que aportan las legumbres sino porque también añadimos proteína de buena calidad, a diferencia de lo que sería el gluten de trigo.
En este caso, y por la combinación de legumbres elegidas tenemos proteína completa (gracias a la soja y a los garbanzos).

La receta original es de Miriam; autora del blog de cocina mostaza y media, una auténtica visionaria de la cocina vegana. Os animo a visitar su blog o su instagram porque no tienen desperdicio. Así que lo primero darle las gracias y ahora nos ponemos manos a la obra con mi versión! Una fusión de su receta con la mía propia del blog.

Receta para aprox 6 raciones:


  • 50g de legumbres (yo usé 10g de lenteja roja, 25g de garbanzos y 20g de soja roja)
  • 100g de cebolla cruda
  • 15g de pisto (valdría también salsa de tomate con pimiento)
  • 1 Cda de levadura de cerveza (opcional pero añadimos más nutrientes)
  • 1 ajo fresco
  • Pimienta molida
  • 1 hojita de albahaca (no se aprecia pero dará vidilla al conjunto)
  • 30g de aceite de oliva virgen extra
  • 3 Cdas de salsa de soja (yo la de Lidl)
  • 100g de agua
  • 125g de gluten
Pasos a seguir:

  1. Dejamos nuestra mezcla de legumbres durante toda la noche en remojo cubiertas con suficiente agua.
  2. Al día siguiente desechamos el agua de las legumbres y las echamos en crudo en el vaso de la batidora junto con la cebolla, el pisto, la levadura de cerveza, el ajo, las especias y los líquidos. Todo salvo el gluten.
  3. Una vez triturado vertemos nuestra masa en un bol y añadimos el gluten mientras removemos con una cuchara.
  4. La mezcla irá cambiando de textura, y aunque seguirá siendo moldeable, cogerá más cuerpo.
  5. La cocemos al vapor durante 1h u 1h 30 min dándole la vuelta a mitad. Veréis que se oscurece y se endurece.
  6. Dejamos enfriar y ya podemos cortarla y congelarla en raciones para tenerlo listo cuando nos apetezca!


Es un seitán diferente al habitual, con una textura menos gomosa y con un sabor delicioso gracias a las legumbres y especias.
Nosotros lo salteamos junto con cebolla, calabaza y boniato. Añadiendo pimienta molida, ajo en polvo y una pizca de Ras al hanout. El seitán chupa los sabores y está increíble! Habrá que seguir experimentando con esta maravilla.





Podéis usar otra mezcla de legumbres, un solo tipo, variar las especias...sois libres de hacer vuestras propias versiones! La cocina es un sin fín de posibilidades.